Home

Un ecosistema es un conjunto de especies de un área determinada que interactúan entre ellas y con su ambiente.

Nuestro “ecosistema” va más allá de lo que vemos frente a nuestras narices y está en constante movimiento gracias a la inmensidad de individuos que habitan en el planeta. Cada ecosistema tiene un ambiente y reglas de comunicación.Imagen

Hoy en día no solo “existimos” en nuestro ambiente físico o natural, si no que ya es una realidad lo VIRTUAL y ahí es donde trascienden nuevos modelos de comunicación que los individuos crean y adaptan  a su vida y necesidades.

Las formas de comunicación o nuevos medios se constituyen en una manera útil y eficaz de conocer como se producen en la actualidad el proceso con relación a las tecnologías y la sociedad.

A estas alturas, resulta un hecho que el progreso tecnológico alcanzado por el  advenimiento de las redes digitales ha operado valiosos cambios en la  comunicación; surgen otras formas de comunicar, nuevos formatos y  plataformas de expresión que afectan significativamente a las audiencias en  su relación con los medios. La imparable expansión de este espacio  comunicativo con sello virtual ha supuesto una auténtica revolución cuyas  transformaciones resultan más que evidentes a día de hoy. Tanto es así que,  transcurrido más de un decenio desde la irrupción de la World Wide Web, es  posible reconocer los numerosos cambios que ha traído consigo el  ciberespacio, ventajas que afectan a múltiples parcelas de la estructura  comunicativa y, por consiguiente, de nuestra sociedad.

El trampolín que marca el avance de lo tecnológico en metodología de comunicación es el Internet, ya que es definido como “el espacio de comunicación”. Imaginamos Internet como una combinación, es un entorno que no es nuevo, pero permite formas de comunicaciones novedosas y sorprendentes.

Imagen

Uno de los poderes que experimentamos con el Internet, es el reunir a distancia a los individuos, desde una llamada casual o social hasta en torno a modelos de opiniones y comportamientos.

Las mayores oportunidades de interacción que proporcionan las estructuras comunicativas en Internet están impulsando el ejercicio activo  de la ciudadanía, a partir de la interrelación entre los individuos y su  intercambio de información. En este entorno, en el que la comunicación, la  información y la participación adoptan nuevos bríos, cabría también recordar  que el progreso técnico no representa un fin en sí mismo. Así, en el entorno  tecnológico generado por Internet la comunicación mantiene su función de  servicio a la sociedad: pone al alcance de los usuarios mecanismos  expresivos que se caracterizan por sus posibilidades multimedia (integración  de distintos formatos textuales, visuales, sonoros y gráficos) y de interacción;  modos de comunicar y expresarse que suponen una auténtica ruptura con los  ya tradicionales, propios de la comunicación analógica.

Llegamos a un punto muy importante que enfatiza mucho el alcance y acceso a la información que nos regala el Internet, que es la creación y continua experimentación de nuevos medios o actualización de los existentes como son: diarios digitales, buscadores, redes sociales, directorios, comunidades virtuales, blogs, etc. Esto nos sumerge a un mundo lleno de interacción, porque se nos representa como un mosaico de donde nosotros elegimos que consumir y poder ser el emisor de ese mensaje.

Imagen

Se entiende, que la red de redes se ha convertido en el principal actor  de un escenario que, desde la década de los noventa, ha sido testigo de los  principales cambios experimentados en los últimos tiempos en Comunicación. Teniendo esto en cuenta, el acceso  participativo y democrático a la información resulta inexcusable a la hora de  explotar las ventajas que esta sociedad de la Comunicación aporta a la  ciudadanía. Para ello no sólo es necesario erradicar definitivamente las  diferencias de acceso a la Red, favoreciendo la conectividad a una escala mucho más global, sino también garantizar la presencia igualitaria de las  distintas estructuras mediáticas existentes en nuestros días.

Imagen

 El universo de Internet pone al alcance de los individuos diversos usos,  aplicaciones y servicios, como los de comunicación e información. Tal y como  veníamos refiriendo en líneas precedentes, a estas alturas resulta difícil  cuestionar la viabilidad de Internet como herramienta para la comunicación,  sea ésta de carácter masivo o interpersonal. Así, es lugar común admitir que  la implantación y consiguiente generalización de Internet han incoado el  camino hacia la democratización de la información, un proceso global que  comprende distintas acciones, entre las que merecen especial mención  aquellas referidas a su creación, acceso y difusión.

Internet nos produce acciones nuevas y aun no somos del todo consiente de las transformaciones que brinda al espacio social, por ejemplo en el entorno virtual el emisor y el receptor se ubican en un mismo nivel, ninguno tiene el control desde el que se inicia el dialogo, aportación o discurso.

Imagen

La audiencia ve aumentar su poder de decisión y participación, lo que conlleva una recuperación de su capacidad de actuación.

Estas ventajas para el  usuario se manifiestan tanto en sus decisiones de elección, entre el cúmulo de  opciones informativas a su alcance, como en su consumo activo de la  información a la que finalmente ha decidido acceder. De hecho, el usuario  tiene la posibilidad de intervenir en el proceso comunicativo a través de  distintas herramientas que los cibermedios ponen a su alcance, por ejemplo, a  través de chats y foros de opinión. Estos espacios destinados a la  participación activa de los usuarios son posibles gracias al mayor nivel de  entre los usuarios del medio que proporcionan los soportes digitales.

El fenómeno de la interactividad propio del nuevo universo mediático permite  a otros medios distintos de los tradicionales de masas intervenir en el proceso  de interpretación del presente social.

La incorporación de la tecnología digital y la implementación de  las herramientas interactivas están alterando la idiosincrasia de los medios de  masas y, por ende, sus modos de influir y relacionarse con el público. Los  medios periodísticos electrónicos se suman a la influencia social que hasta  entonces habían venido ejerciendo en exclusiva la prensa escrita, la radio y la  televisión. De todos modos, es un hecho que aquellos cibermedios que  cuentan con un precedente offline y el valor de una marca disponen de mayor  predicamento entre los internautas.

En este entorno podemos descifrar el uso de los medios, así, pues, la elección que nosotros hagamos a la hora de interactuar en la Word Wide Web es la que a fin es relativa a nosotros, entendiendo a los medios digitales como una extensión más de nosotros mismos la importancia de una buena elección dependerá de nuestro entorno, medio, educación y los interés que estos nos hayan producido en el tiempo que llevamos interactuando, aunque también la manera en cómo nos hemos ido relacionando con ella a través de los propios interés.

Imagen

Debido a los ecosistemas podemos observar que se puede recibir retroalimentación instantánea, gracias a las herramientas que facilitan la misma.

 

Bibliografía

Ainara Larrondo Ureta.- El ecosistema digital: modelos de comunicación, nuevos medios y público en Internet

EQUIPO:

María José Domínguez Huh

Leticia Rebolledo Contreras

Diego Pérez Aguilar

Harry Chuc Oxté

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s